miércoles, 14 de septiembre de 2016

Hasta no verte Jesús mío

Elena Poniatowska
Ediciones Era
ISBN 978-607-445-346-1
408 pp

Las conversaciones telefónicas con mi madre seguido giran entorno lo que ella ha visto en el cine y lo que yo voy leyendo. Creo que para ella como para mí, el cine y la literatura son una forma de vivir y aprender. Así que ella me hizo remarcar que casi no leo escritores mexicanos diciéndome –a ver si un día te interesas más a tu historia y tu cultura, porque es muy bonito saber de otros países pero hay que comenzar sabiendo de dónde vienes- quizás no fueron sus palabras exactas, pero eso me quiso decir.
Y la verdad es que tiene razón. Entonces me di a la tarea de buscar escritores mexicanos, y claro que di con Elena Poniatowska. Para mi ella era más que nada una persona muy comprometida con la política, con ideas de izquierda y por lo tanto amiga de AMLO. Pero como escritora no sabía mucho. Escogí Hasta no verte Jesús mío porque la primicia era contar la historia de México en voces de las mujeres que despertaron con la Revolución Mexicana. Y fue precisamente esto lo que me llamó la atención, poner a la mujer como personaje principal en una parte de la historia mexicana que parece tan varonil.
La historia es contada en primera persona por Jesusa Palancares. Es como si en un día de aires te sentaras en la plaza del pueblo (Pozos, Gto. en mi caso) y comenzaras a platicar con la viejita en rebosada y solitaria. Ella al sentirse por una vez escuchada te cuenta su vida, su historia. Así te paseas por los pueblos y las playas mexicanas durante su infancia, te casas a fuerza con un revolucionario y terminas de soldadera; conoces a Zapata, Carranza, Obregón, Huerta, hasta llegar a la guerra de los cristeros. Y cuando México parece “dirigirse hacia el progreso” terminas de obrera, lavandera, sirvienta (aunque este término nunca me ha gustado) y por qué no, también te da por la bebida y la fiesta. Todo esto hasta que llegas a envejecer y sentirte solo, porque en realidad solo Dios está contigo.
Es un libro que disfruté mucho al principio, aunque reconozco que tuve que leer Wikipedia para acordarme de la historia de México y darle sentido a todo esto. Sin embargo, hay una parte mística que la autora quiso darle con “la obra espiritual” que no me convenció. Sé que los mexicanos somos muy dados a creencias y religiones, pero en este caso más bien parecería una especie de secta que no le encontré el interés a escribir sobre eso. Eso hizo que por momentos el libro me desesperara, pero bueno, el final me volvió a ganar y quedé con una gran sonrisa en la boca.
Durante todo el libro tuve el olor de una carne asada (con todo lo que conlleva, frijoles, tortillas y una salsa bien molcajeteada… hasta se me sigue haciendo agua la boca) en la nariz. Creo que cada vez que vea el libro voy a pensar en comida mexicana. Y no solo es el olor de la comida que se queda impregnado, también los colores de México y la voz de los mexicanos. Quizás mucha gente no le vean sentido a eso, pero cuando vives lejos es maravilloso.
Después de todo, mi mamá tiene razón, tengo que leer más literatura de México y América Latina en general.

Nos seguimos leyendo

PS. Agradezco a mi cuñada quién me hizo el mejor de los regalos, libros.  

miércoles, 7 de septiembre de 2016

La alegría de vivir

La alegría de vivir (La joie de vivre )
Émile Zola
Le livre de Poche
ISBN: 978-2-25-308213-2
508 pp

La elección del libro que leería en este momento era muy importante, pues se trataría del libro número 100 y  accesoriamente aquél con el completaría mi reto de goodreads del 2016. Si se dieron vuelta por mi última entrada habrán notado que fue gracias Germinal que amé la lectura. Entonces para festejarlo solo podría hacerlo con mi viejo amigo, Emile Zola.
Creo que Emile Zola no es muy conocido (quizás fuera de Francia), pero digamos que es contemporáneo de Hugo, Flaubert, Maupassant; gran amigo de Paul Cézanne y admirador de Balzac. Tan es así que Balzac, con su Comedia Humana, lo inspiró a escribir la saga de Rougon-Macquart con la excepción que Balzac seguía el movimiento del realismo y Zola del naturalismo. La serie Rougon-Macquart cuenta la historia de cinco generaciones de esta familia, algo así como Cien años de Soledad o La casa de los Espíritus. Solo que aquí no importa el contexto mágico de Latinoamérica sino más bien la influencia del medio sobre el hombre y los rasgos hereditarios de la familia. Lo que quiere decir que Zola daba mucha importancia a las teorías científicas de la época. En fin, la serie está formada por 20 libros de los cuales creo que el más conocido en habla hispana es Nana. Yo solo he leído 8 y uno de mis objetivos es terminar los 20 antes de morir.

Arbol genealógico Rougon-Macquart

Dejando a un lado las introducciones, voy a hablarles del libro que nos trae aquí, La joie de vivre o La alegría de vivir en español. Este capítulo cuenta la historia Pauline, una niña que al quedar huérfana (y rica) va a vivir en casa de sus tíos. Pauline como el titulo lo indica tiene la alegría de vivir y siempre trata de complacer a todos. Tan es así que sus tíos terminan despojándola de su dinero, pero ella continua a  sonreír solo pensando en el matrimonio que su tía le prometió con su primo Lazare. Lazare es todo lo contrario de Pauline, vive en completo estrés, con un terror cotidiano a la muerte, no es estable y se acaba el dinero de Pauline en sueños guajiros. Todo esto teniendo como marco a Normandía, región de Francia que se caracteriza por sus grandes corrientes marinas, el viento y los cabos.

Telefilm La joie de vivre de 2011

Tal vez esto haría creer que es una historia de amor, pero no, La joie de vivre es un fresco de las cualidades y defectos del ser humano. Porque Zola sabe crear personajes, todos están bien estudiados y fundamentados. No improvisa. Por ahí he leído que nadie sabe escribir como Victor Hugo, yo aún no leo nada de él, pero yo podría decir que nadie sabe crear personajes como Zola. 

Vincent van Gogh (Dutch, Zundert 1853–1890 Auvers-sur-Oise)

Tengo que aclarar que los libros de Zola son muy duros y deprimentes, así que la gente que busque novelas rosas esto no es para ellos. Aunque la joie de vivre es uno de los más tranquilos que he leído y aun así me encantó (reconozco que lo que más amo de Zola son sus historias horribles llenas de lo peor del ser humano, como en l’Assomoir). 
Yo quisiera que todo mundo conociera a Emile Zola, por lo que escribió, por sus ideas políticas, por lo que marcó en la historia de Francia, por él. Porque yo soy y seré su gran fan, porque cada vez que termino uno de sus libros tengo ganas de reír y llorar, de escribir y de leer mucho, mucho más. Porque hay cientos de miles de historias igual de extraordinarias esperándonos en cualquier biblioteca.

No le tengan miedo a los clásicos y nos seguimos leyendo.

 Photos:
http://livroscope.blogspot.fr/2013/07/les-rougon-macquart-12-la-joie-de-vivre.html
http://www.metmuseum.org/art/collection/search/436530
 



En la búsqueda del tiempo perdido, o solo perdiendo el tiempo. Enamorada de los libros y los sueños que nos hacen vivir.

2017 Reading Challenge

2017 Reading Challenge
Ana has read 19 books toward her goal of 30 books.
hide