martes, 30 de agosto de 2016

25 cosas de mí como lector

Habitualmente les escribo sobre mis experiencias con los libros, pero esta vez no es así. Hoy les traigo algo mas banal y quizás entretenido…  25 cosas de mí como lector.

1. En realidad empecé a leer asiduamente hace tan solo 9 años. 
2. Germinal de Emile Zola fue “EL” libro que me mostró lo maravilloso que es leer.
3. Nunca quise leer Harry Potter porque los juzgaba literatura para niños, es decir, un poco tonta. ¡Ahora soy fan!
4. Cien años de soledad lo he leído dos veces y la primera vez no lo entendí.
5. He intentado leer dos veces Rayuela.
6. No leo libros de lo que llamarían “joven-adulto”, pero me encanta ver sus adaptaciones al cine.
7. Me molesta que la gente diga que leyó en la Búsqueda del tiempo perdido, sin ni siquiera saber que son 7 libros.
8. Solo compro libros de bolsillo, lo importante está al interior.
9. Estoy enamorada de Mr Rochester.
10. Me encantan los libros llenos de problemas existenciales o que describen lo más horrible de la sociedad.
11. Nunca he leído un libro de terror, quizás nunca lo haga.
12. Nuestra biblioteca tiene 230 libros y solo hemos leído la mitad.
13. Me encantan las escritoras inglesas.
14. No, yo no huelo los libros. No me parece que tengan un olor excepcional.
15. Odio que Mr J lea un libro de mi lista antes que yo. 
16. Yo no presto libros.
17. Emile Zola es el autor que he leído más. 
18. Le tengo miedo a Víctor Hugo y Cervantes. 
19. El principito no me pareció tan fabuloso. 
20. Bella del señor es el libro que más me ha hecho llorar.  
21. El libro que más me ha sorprendido es El maestro y Margarita. 
22. Nunca he reído tanto como con el diario de Bridget Jones. 
23. No tengo un personaje femenino ícono.   
24. La mayoría de las discusiones en la casa giran en torno a la lectura. 
25. Tengo miedo de morir sin terminar todos los libros de mi lista.

Y ustedes, ¿cuáles son sus secretillos de lectores? 

Nos seguimos leyendo





viernes, 26 de agosto de 2016

Tratado sobre la tolerancia

Tratado sobre la tolerancia (Traité sur la Tolérance)

Voltaire
Folio
ISBN 978-2-07-046833-1
143 pp.

Hay libros que son historia por ellos mismos. Por lo que significaron en su época, por cómo transcurrieron el tiempo y por cómo el presente los aclama para darle sentido a la actualidad. Este es el caso de Tratado sobre la tolerancia de Voltaire.
Antes que nada quisiera platicarles cómo llegué a éste libro. Es conocimiento de todos que en enero del año 2015 hubo una serie de atentados en Paris, también muchos han de saber o imaginarse que ese suceso marcó el espíritu de los franceses, los ha obligado a evolucionar en sus pensamientos, y quizás hasta retroceder en algunos casos.
Situando un poco el contexto, los franceses son personas que creen en una sociedad laica, la defienden a capa y espada, y están muy orgullosos de lo que se ha logrado en esta materia. Pues judíos, musulmanes, católicos, protestantes, ateos, de todos los colores y razas, han logrado vivir en “harmonía” durante mucho tiempo. Porque eso también es Francia, un país multicultural que ha construido su presente en los brazos de migrantes; ha sabido acogerlos y darles oportunidades, para muestra un botón, yo. Pidiendo a cambio solo respeto a los valores de la República, la laicidad entre ellos. Por eso, los actos terroristas cometidos contra la libertad de expresión en nombre de una religión quedaron fuera de la razón para muchos franceses. La única respuesta que tuvimos a esta barbarie fue salir a la calle para protestar, para unirnos como país, nuestras armas un lápiz y un libro en mano, el tratado sobre la tolerancia.


En 1762 un hombre es condenado, Calas, por el asesinato de su hijo. Su hijo, Jean Calas, era abogado y para poder trabajar como tal le hacía falta un certificado que mostrara que era católico. La familia Calas era protestante, por lo que Jean intenta convertirse al catolicismo. Su padre al saberlo decide matarlo, o al menos esa es la versión que la justicia de Toulouse dio.  El padre es condenado a torturas horribles hasta que admita su crimen, pero prefirió morir antes de hacerlo. La sociedad, altamente católica, no quedó conforme con esto y decidió ensañarse con el resto de la familia hasta despojarla de todo. Voltaire convencido de la inocencia de Calas escribe este tratado en 1763 para darle justicia. Así, Voltaire nos hace un viaje de la tolerancia a través de los tiempos, para mostrarnos que si hay una religión intolerante ha sido la católica.
La verdad es que no podría darles una crítica de tal libro, no me atrevería ni a pensarlo. Pues es un libro que te abre los ojos a muchas cosas, sobre todo cuando eres católico; un libro donde aprendes algo con cada página y terminas con la cabeza perturbada por lo que acabas de leer. Desgraciadamente yo no logré apropiarme del texto, no podría hacerles una disertación sobre él. Creo que aún me falta mucho por leer para que mis neuronas se vuelvan independientes y sean capaces de realizar juicios de valor por ellas mismas. Sin embargo puedo decirles que después de haberlo leído me sentí menos tonta con respecto a mi religión y la historia de Francia.   
Porque después de todo, creo que el sueño de Voltaire de una sociedad laica, donde lo que importa es el individuo y no la religión se había logrado. Al menos eso creíamos antes de enero del 2015, ya que a partir de ese momento hay muchos conflictos de religiones, otros atentados han ocurrido,  nos hemos vuelto menos tolerantes y ahora asuntos como el burkini son tratados como problemas de orden nacional. Pero esa es otra historia.
En la nueva edición que salió para después de los atentados hay una entrevista realizada a Philippe Sollers por Le Monde (periódico de referencia en Francia) que se titulaba “Aquí hace falta Voltaire”. Él termina su entrevista diciendo que la única forma de resistir a la mundialización y otras ideas devotas y fanáticas es leyendo. Hay que ejercitar el musculo del espíritu, leyendo, pensando… pero con conciencia.
 Yo los incito fuertemente a leer Voltaire. Sé que su nombre puede dar miedo, pero en realidad es muy fácil de leer, está tan bien escrito, con una cierta ironía y cinismo que fascinan. Además van a obtener mucho de cualquiera de sus libros.




jueves, 25 de agosto de 2016

El mayor Pettigrew se enamora

El mayor Pettigrew se enamora (La dernière conquête du major Pettigrew)
Helen Simonson
10/18
ISBN 978-2-264-0584-3
539 pp.

Las personas que visitan este blog de vez en cuando saben que soy fan de la literatura inglesa. Esto se debe a ese ambiente tan peculiar, tan inglés (So British), que me capturó con Jane Austen, Charles Dickens, las hermanas Brontë, Virginia Wolf y hasta con escritores contemporáneos como J.K. Rowling. Y es gracias a todos ellos que he aprendido a idolatrar un país del que solo conozco Londres como turista. A esperar cada cumpleaños o Navidad que Mr J me ofrezca un juego de tenedorcitos o cucharitas para la hora del té.  A apreciar el té como bebida milenaria y hasta adorar los vestidos con estampados de flores tan pasados de moda.
Por si se lo preguntaban aún sigo en la espera de mis tenedores, pero este año recibí un libro que prometía hacerme viajar por Inglaterra, saboreando cada página con cucharadas de mermelada, panecillos y té.  Este libro fue una recomendación de la librera de la Fnac (la misma que dijo que si me gustaba Jane Austen, me encantaría Al sur de la frontera, al oeste del sol de Murakami). Así que después de haber leído Lolita decidí continuar con algo más ligero. 

El mayor Pettigrew se enamora cuenta la historia de un militar inglés retirado y viudo que se enamora de la dueña de la tienda de víveres, una señora de Paquistán. El resumen del libro promete (una vez más) una crítica a una sociedad que se dice “abierta” pero que está llena de prejuicios cuando una relación de este tipo se lleva a cabo entre sus miembros. Sin embargo este libro se queda solo en promesas.
Los personajes están muy mal construidos y contrario a lo que pretendía la escritora, me lo imagino, cada uno es de ellos está representado solo por estereotipos un tanto racistas. La historia es muy mala y todo gira alrededor de un par de fusiles, ¡sí un par de fusiles! El libro tiene más de 500 páginas y en la mayoría de ellas no pasa nada, pareciera que solo rellenaron el libro con tazas de té (porque de que había té… había, hasta llegar al punto de hartar). Peor aún, el final parece salido de una mala película de acción/amor. Como diríamos en México, simplemente sacado de la manga.
Me costó mucho leer este libro, cada vez que comenzaba a hacerlo mi cabeza se perdía o empezaba a cabecear. Y durante los momentos lúcidos solo pasaba corajes y luchaba conmigo misma para no abandonarlo. Creo que hay libros sin pretensiones que cumplen con su objetivo, como La sombra del viento, que divierten y te mantienen atados a ellos. Pero éste es uno que al menos yo no recomendaría.


Nos seguimos leyendo

Nota mental. Nunca más escuchar a las libreras de la Fnac.


En la búsqueda del tiempo perdido, o solo perdiendo el tiempo. Enamorada de los libros y los sueños que nos hacen vivir.

2017 Reading Challenge

2017 Reading Challenge
Ana has read 19 books toward her goal of 30 books.
hide