martes, 25 de agosto de 2015

Cambiando de costumbres

Gracias a twitter descubrí muchos sitios sobre lectura, donde reseñan o recomiendan libros, sacan frases de escritores o simplemente imágenes de bibliotecas de ensueño. También he podido descubrir que eso que yo creía muy mío no lo es tanto, es decir, escribir sobre libros. Por ahí leí que leer te permite soñar que eres escritor (o algo así), y es algo que he verificado con la cantidad de blogs que he visto. Existen muchos de adolescentes, desgraciadamente yo ya dejé esa época hace mucho tiempo por lo que me cuesta leer los libros de esa edad, pero me siento muy contenta de que los jóvenes de ahora se sientan atraídos por la literatura y que dediquen su tiempo a escribir de ella. Otra cosa que me ha impresionado es la cantidad de libros que ven la luz cada día y es gracias a esos blogs (y los consejos muy acertados del librero) que uno se  puede guiar.
Yo reconozco que tengo solo algunos años, quizás 7, que he tomado seriamente la costumbre de la lectura. Así que no he leído mucho y sobretodo me he focalizado en los clásicos, pues siento que antes de morir debo leer esos libros que han marcado generaciones. Desgraciadamente eso me ha impedido descubrir lo que se publica en la actualidad. Además de que tengo la mala costumbre de una vez que encuentro un escritor que me gusta quiero leer todos sus libros. Pero gracias a los blogs me pregunto si no debería ampliar un poco más mi repertorio. Quizás leer autores que no conozca o temas que atraigan menos, que sé yo, leer libros de adolescentes o vampiros.
Y una vez más entre los blogs que he visitado encontré un reto de lectura, muchos deben conocerlo y talvez hasta terminado, pero yo acabo de verlo y me gustó mucho la idea. Este reto me va a obligar a buscar otros libros lejos de mi zona de confort. Entonces, mi esposo y yo decidimos comenzarlo hace una semana (creo que él acabara antes porque es muy buen lector). Los temas son:


  1. Un libro de más de 500 páginas: Bella del señor
  2. Un romance clásico: Anna Karénine, Orgullo y Prejuicio
  3. Un libro que se convirtió en película: Las cenizas de Angela
  4. Un libro publicado este año Le livre des Baltimore
  5. Un libro con un nombre/número en el título Demian
  6. Un libro escrito por alguien menor de 30
  7. Un libro con personajes no humanos
  8. Un libro de humor
  9. Un libro de autora femenina
  10. Misterio o thriller
  11. Un libro con una sola palabra en el título
  12. Un libro de relatos cortos 
  13. Un libro ambientado en otro país
  14. Un libro de no ficción
  15. El primer libro de un autor popular
  16. Un libro que no hayas leído de un autor al que adoras
  17. Un libro recomendado por un amigo
  18. Un libro ganador del Pullitzer
  19. Un libro basado en una historia real
  20. Un libro al fondo de tu pila de lectura
  21. Un libro al que tu madre adora
  22. Un libro que te dé miedo
  23. Un libro de más de 100 años
  24. Un libro basado en su portada
  25. Un libro que se suponía que tenías que leer en el cole pero no lo hiciste
  26. Una memoria
  27. Un libro que puedas acabar en un día
  28. Un libro con antónimos en el título
  29. Un libro ambientado en un sitio al que siempre hayas querido ir
  30. Un libro que salió el año que naciste
  31. Un libro con malas críticas
  32. Una trilogía
  33. Un libro de tu infancia
  34. Un libro con un triángulo amoroso
  35. Un libro ambientado en el futuro
  36. Un libro ambientado en el instituto
  37. Un libro con un color en el título
  38. Un libro que te haga llorar
  39. Un libro con magia
  40. Una novela gráfica
  41. Un libro de un autor al que no hayas leído nunca
  42. Un libro que poseas pero que nunca has leído
  43. Un libro que tiene lugar en tu ciudad
  44. Un libro escrito originalmente en otro idioma
  45. Un libro ambientado en Navidad Un cuento de Navidad
  46. Un libro escrito por un autor con tus mismas iniciales
  47. Una obra de teatro
  48. Un libro prohibido
  49. Un libro basado o convertido en una serie de televisión
  50. Un libro que comenzaste pero nunca acabaste

Normalmente es un reto por un año, pero yo estaría muy satisfecha si logro terminarlo en dos o tres. Entonces como primer libro escogí Belle du Seigneur de Albert Cohen. Bueno en realidad mi suegra me lo prestó hace mucho y cada vez que me ve pregunta si ya lo leí, así que era una buena oportunidad para hacerlo.  Con ese entusiasmo y motivada comencé mi viaje durante 1100 páginas de puro amor. ¡Deséenme suerte!
Por si les interesa, mi esposo comenzó a leer L’homme qui aimait les chiens  de Leonardo Padura. Debe estar muy bueno porque dejó a un lado las revistas de SoFoot y Guerre et Histoire. En ocasiones lo encuentro sentado en la orilla de la cama, silencioso, tranquilo, leyendo.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Nana

Descubrí a Emile Zola durante mis clases de francés. La primera novela que leí de él fue Au Bonheur de Dames, una historia de amor entre Denise Baudu y  Octave Mouret ambientada en el Paris del segundo imperio. Así que cuando llegué a estudiar a Paris, el primer libro que escogí fue Germinal. De esta forma honoraba a mi maestro de francés, a un escritor que comenzaba a conocer y a mi nueva vida en Francia. Y fue esta novela que me mostró lo que realmente era Emile Zola, no solo un excelente escritor, también un personaje comprometido políticamente y alguien que marcó época e incitó corazones con este libro o con su famoso J’Accuse.
Fue así que poco a poco fui conociendo a la familia Rougon-Macquart, pues después de Germinal leí La bête humaine, La terre, Le rêve y L’Assommoir. Este último simplemente me fascinó (mi favorito después de Germinal), viví cada momento de tristeza, desesperación y de logro con Gervaise, caí en lo más bajo del alcoholismo con Coupeau y detesté tanto a Lantier. Nunca me he sentido tan aliviada con el final de un libro, pues con la frase “Va, t’es heureuse. Fais dodo, ma belle!» supe que Gervaise descansaba finalmente.
Alguien que me marcó mucho de esta novela fue la hija de Gervaise y Coupeau, Nana. Esa niña con mirada maliciosa que era capaz de someter a todos sus compañeros de juego. Esa niña que miraba a Gervaise tener relaciones con Lantier sin sentir desagrado, sino más bien una cierta curiosidad. Entonces en mi siguiente Zola, decidí leer Nana. Anna o Nana se convierte en prostituta y se vuelve famosa gracias al teatro de variedades. Algo que descubrí fue que Zola detestaba ese género, por lo que lo describe grotescamente. Tengo que reconocer que a mí me gustaba Offenbach y después de saber lo que Zola pensaba siento que ya no es lo mismo.
Volviendo a Nana, después de que ella triunfa en el teatro (y no precisamente por sus dones actorales) se vuelve amante de burgueses y ricos de la sociedad parisina. Así Zola nos describe lo que en francés llama “la société mondaine” del segundo imperio, donde los condes(as), duques(as) y demás miembros de la burguesía se dejaban llevar libremente por sus deseos carnales. Nana comienza a montar escalones en la sociedad hasta un momento donde se cansa de todos y se vuelve amante de un compañero de teatro. Ella intenta llevar una vida normal, mujer en el hogar, esposa, madre y amante. Pero como en todos los libros de Zola, algo sale mal y termina reducida a mujer golpeada, prostituta de calle, perseguida por la policía y con tendencias lésbicas. Cuando finalmente toca fondo decide regresar al teatro con un personaje muy diferente a lo que era en realidad, una mujer de muchos valores de la alta sociedad. El fracaso es total e inmediato, por lo que decide volverse esa mujer en la vida real. Claro que para lograrlo se acuesta con cuanto rico la aborde, principalmente el conde Muffat. Es así que comienza su vida de “comedora de hombres”, consumiendo de cada uno su fortuna y dignidad. Aquí comienza la decadencia de Nana, pues se ve cada día más consumida por el vicio de sexo (ya sea con hombres o mujeres) y de fortuna. Hasta el momento que comienza a reconocer en lo que se ha convertido, entonces decide vender todo y viajar. En esta parte del libro me parece que algo hizo falta, algo sobre los remordimientos de Nana (si tenía) o la vida que llevó mientras estuvo lejos. Pues en el último capítulo encontramos a Nana enferma de viruela, tirada en una cama de un gran hotel y rodeada de mujeres, sin más detalles. En las últimas frases del libro, Zola describe la deformación que sufre Nana a causa de su enfermedad. Una Nana putrefacta como reflejo de su vida y al mismo tiempo como una alegoría a la sociedad francesa de la época. Todo esto bajo los gritos de “A Berlin! A Berlin”  que marcan el inicio de la guerra franco-prusiana y el fin de Napoleón III. 
Nana no fue uno de mis libros favoritos de Zola. Su muerte me pasó desapercibida pues no sentí que mi respiración se retenía mientras leía las últimas líneas hasta llegar a una euforia de saber que todo había terminado, como en el caso de L’Asommoir. Pero como aun me faltan 13 libros de la serie Rougon-Macquart, tengo la esperanza de encontrar a mi viejo amigo y todas las emociones que sus recitos me producen.
En la búsqueda del tiempo perdido, o solo perdiendo el tiempo. Enamorada de los libros y los sueños que nos hacen vivir.

2017 Reading Challenge

2017 Reading Challenge
Ana has read 19 books toward her goal of 30 books.
hide