jueves, 22 de junio de 2017

¿Se puede todavía morir de amor? (Peut-on encore mourir d’amour?)

Ayer escuché una conferencia realizada en el Grand Palais sobre si aún se puede morir de amor en esta época. La conferencia fue realizada en 2015 en el marco del ciclo Amour 2.0 e intervinieron investigadores en sociología, filósofos y una realizadora cinematográfica. Aquí les dejo el link para las personas francófonas  interesadas: http://www.grandpalais.fr/fr/evenement/peut-encore-mourir-damour.



De lo dicho por los conferencistas, me quedó principalmente grabado:

  • El amor es como una droga. Existe una alta dependencia, ya sea a la persona o a las habitudes de la vida en pareja.
  •   A causa del romanticismo tenemos una idea de “amor = sufrimiento”. En los libros románticos las mujeres son siempre heroínas frágiles. Esto nos ha motivado a creer que si no hay sufrimiento, no hay amor.
  • El amor es un nuevo comienzo personal, es una evolución de sí mismo para adaptarse al otro y es un movimiento que se hace a dos.
  • El amor es sobretodo un sentimiento narcisista. Lo que complica la evolución de una pareja.

Y también algunos datos curiosos:

  • Normalmente es la mujer que termina una relación. El hombre se esquiva y la mujer termina por cansarse.
  • De dos a tres cuartos de los suicidios por amor son hombres. Esto se debe también a que las mujeres hacen más tentativas fallidas.
  • El amor es la primera causa de suicidio en personas de 25 – 30 años.
  • Dos tercios de los crímenes son pasionales.

Tal vez se pregunten que tiene que ver esto con los libros. Es justamente esa influencia del ideal romántico adquirido por los libros durante siglos y que aún tiene repercusiones en nuestra vida romántica, que me motivó a hacer una lista (de los libros que yo he leído) sobre esos amores trágicos de la literatura.


George Sand: Indiana, Ô mon George, ma belle maîtresse!

George Sand (1804 – 1876) ha estado un poco olvidada en la literatura, pero es esta nueva ola de feminismo que la ha traído a flote. Fue de las pocas mujeres de su época, quizás la única, que fue capaz de vivir de su pluma; fue admirada por grandes escritores de la talla de Víctor Hugo, formó parte de la comuna de Paris y de otros círculos de intelectuales dónde ella era la única mujer. Se caracterizó principalmente por su vida amorosa abierta y fue éste el feminismo al que ella pretendía, la igualdad en el amor. Es por eso que en su primera novela Indiana, escribió sobre su vida de casada durante la cual sufrió violencia física y psicológica, para buscar el amor en alguien más. ¿Qué tiene que ver con el tema de hoy? Pues es justo este nuevo amor que se vuelve una obsesión, que la lastima y la lleva hasta la muerte (¿o no?… tienen que descubrirlo al leer el libro). Creo que cuando pienso en sufrir por el amor el primer nombre que se me viene a la cabeza es Indiana, porque sufrí, me enojé, lloré y la detesté.
Cuando terminé este libro estaba consternada porque no entendía como George Sand, icono del amor libre, había podido escribir eso. Lo peor fue cuando leí Ô mon George, ma belle maîtrese! Este es un librito que recolecta las cartas entre Alfred de Musset (gran poeta francés) y George Sand durante un periodo de separación de su relación. En él se conoce el tipo de relación entre de Musset y Sand, con una George Sand que buscaba seguir adelante después de su separación (culpa de Musset, por cierto) y un Alfred de Musset chantajista y manipulador.  Alfred de Musset le enviaba letras prometiéndole su amistad para luego dejarla porque no podía continuar con una amistad, cuando la amaba tanto (si, si como no). Obligando a George Sand a sentirse culpable y regresar con él, quizás por amor y no por culpabilidad como yo lo insinuó. El fin es que regresan, por un corto tiempo, después él la deja y ella cae en una depresión enorme, se corta el pelo y comienza a vestirse como hombre. 


Aunque estos dos libros de George Sand me dejan un tanto decepcionada en cuanto al final de la historia, yo que soy una optimista declarada en el amor, reconozco que están magníficamente escritos, son historias que duelen y no te dejan indiferentes. Por eso seguiré leyendo a George Sand, sin embargo, Alfred de Musset está rayado de mi lista… simplemente lo aborrezco.

¡Huy! Creo que me he alargado mucho, el resto de libros lo dejaré para otra entrada para no hacerla tan cansada.
Mientras tanto nos seguimos leyendo y cuéntenme ¿creen que aún se pueda morir de amor?

Imagen


miércoles, 14 de junio de 2017

Conociendo a Jane


Yo comencé a leer Jane Austen hace tan solo dos años, pero mi historia con ella comienza hace mucho más tiempo. Cuando estaba en la secundaria mis únicas salidas eran ir al cine o ver películas en casa de Mlle M (la persona a la que le debo mis primeras lecturas y las ganas de escribir). En una de esas salidas terminamos viendo Sentido y sensibilidad (1995), lo cual era raro porque siempre fuimos de más acción. Aún recuerdo como yo estaba fascinada con la película, el ambiente, la historia, la fotografía… todo me encantó. Aunque creo que no puedo decir lo mismo de Mlle M que terminó cabeceando (si mi memoria me juega reveces, ella me corregirá).
Ese mismo año la película fue nominada al Oscar, yo estaba entusiasmada de verla ganar (fue mi época de fan de cinema), pero no lo hizo. Luego salió Orgullo y prejuicio en el 2005 y volví a encontrar todo lo que me había fascinado tanto en 1995. Pero nunca tuve la idea de leer cualquiera de los dos libros, quizás por miedo a leer clásicos de principios de 1800.
 No fue hasta el 2012 en Londres que encontré Sentido y sensibilidad (versión en inglés) que me dije y ¿Por qué no? Así mi libro viajó Londres -  Brest  - Paris, sufriendo tres mudanzas y mucho polvo, y yo seguía sin decidirme a leerlo. En el 2015 pasaron Sentido y sensibilidad en la televisión y claro que volví a verla, aunque fue muy difícil de convencer a Mr J, fue entonces que tomé el libro y me decidí a comenzarlo… desgraciadamente mi ánimo no llegó muy lejos. Creo que fueron tres párrafos y renuncié. Solo puedo leer artículos científicos en inglés… en libro me da mucha flojera, bueno también los artículos pero ahí no tengo opción. Entonces tomé la salida más fácil y lo compré traducido, seguramente no es lo mismo pero es una buena opción para los que no somos capaces de leer en inglés.
Fue así como comencé a leer Sentido y sensibilidad, el cual me hizo revivir tantos momentos de la película y sobretodo de mi vida. Porque durante muchos años yo vi esa película, una y otra vez. Al mismo tiempo crecí y mi vida cambió pero esa historia seguía ahí, estable y reconfortante como el abrazo de una madre. Llegar a 33 años y volverme a sentir como a los 13, ha sido de las mejores sensaciones que me ha dejado un libro. Lo mejor de todo es que sé que pasaran otros 20 años, volveré a leer el libro y todo será como la primera vez.
Ese mismo año leí Orgullo y prejuicio del cual ya hice una entrada.  Creo que la historia me gustó más que Sentido y sensibilidad, pero éste último siempre será especial para mí. A partir de ese momento me aboné a todos aquellos blogs y youtubers que hablaban de Jane Austen, mis intereses de Pinterest giran en torno a ella (y Harry Potter, pero esa es otra historia que será contada después) y conocerla me abrió la puerta a otras hermosas lecturas como las hermanas Brontë, George Elliot, Elizabeth Gaskell (la cual no he leído pero el libro está en mi lista de espera) y todo un mundo de literatura femenina… porque antes de Jane Austen yo leía en su mayoría hombres. Así que puedo decir que ella me cambió mi forma de ver la literatura, porque a partir de ese momento abrí los ojos para darme cuenta que me estaba perdiendo de historias maravillosas escritas por mujeres.
Este a año he leído Persuasión que me ha gustado aún más que Orgullos y prejuicio, no sé si se deba a que cada vez conozco mejor a Jane Austen y mi amor por ella va creciendo, o simplemente porque es mejor… eso lo sabré cuando termine todos sus libros (desgraciadamente son sólo seis). También logré que Mr J leyera Orgullo y prejuicio, al igual que yo, pasó muchos corajes con algunos personajes, rio con otros y aunque no lo diga a voz alta se enamoró de otros. Porque eso son los libros de Jane Austen, historias tan familiares que es fácil entrar en su mundo y dejarse llevar... como al escuchar una buena sinfonía. 


Por eso quisiera gritarle al mundo ¡LEAN A JANE AUSTEN! Si les gustaron las películas van a adorar los libros. No le tengan miedo solo porque fueron escritas hace más de 200 años. No crean que son historias para “niñas pubertas”, son para todos los géneros y edades. Y si logran dar el paso entenderán porque hay tantas películas sobre Jane Austen o sus libros, porque estoy segura que formarán parte de su fan club.








Nos seguimos leyendo y si se animan a leerlo (o ya lo han hecho) cuéntenme qué les pareció. 

PS. Aquí les dejo la página de donde obtuve la imagen y que habla de las 23 lecciones que aprendemos al leer a Jane Austen
https://media.bookbub.com/blog/2015/09/03/life-lessons-we-learned-from-jane-austen-quotes/




En la búsqueda del tiempo perdido, o solo perdiendo el tiempo. Enamorada de los libros y los sueños que nos hacen vivir.

2017 Reading Challenge

2017 Reading Challenge
Ana has read 19 books toward her goal of 30 books.
hide